Hallaron al “padre de los lagartos”, un eslabón del árbol evolutivo mundial que faltaba

Las partes halladas “son las más reveladoras para definir las relaciones de parentesco” y, al encontrarse “tan completo y prácticamente sin desinformación lo vuelve un hallazgo realmente extraordinario”, aseguraron los investigadores.

Taytalura alcoberi, nueva especie considerada la base del árbol evolutivo de las serpientes e iguanas. Foto: @UNSJ_Oficial
El ancestro evolutivo de los lagartos y serpientes, que completa un eslabón que faltaba a nivel mundial, fue hallado por investigadores argentinos y brasileños en Ischigualasto, en el noreste de San Juan, según da cuenta un estudio divulgado este miércoles.

A partir de encontrar su cráneo y mandíbula en extraordinario estado de conservación, los investigadores pudieron presentar a Taytalura alcoberi, una nueva especie considerada la base del árbol evolutivo de las serpientes e iguanas, entre otras especies que viven actualmente.

Las partes halladas “son las más reveladoras para definir las relaciones de parentesco” y, al encontrarse “tan completo y prácticamente sin desinformación lo vuelve un hallazgo realmente extraordinario”, aseguró Ricardo Martínez, investigador del Instituto y Museo de Ciencias Naturales (IMCN) de la Universidad de San Juan.

Los paleontólogos determinaron que el denominado “padre de los lagartos” perteneció al período geológico Triásico, por lo que registra 230 millones de años de antigüedad.

“A partir del tamaño de su cráneo, que tiene unos dos centímetros de largo, podemos suponer que la extensión total de su cuerpo rondaba entre los 15 y 20 centímetros de largo”, indicó Martínez a la Agencia Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad Nacional de La Matanza (CTyS-UNLaM).

El hallazgo de los restos ocurrió en 2001, momento que quedó fotografiado -algo inusual en la paleontología-, y ahora se dio a conocer al mundo a partir de la publicación del estudio sobre Taytalura que se realizó este miércoles en la revista Nature.

Actualmente, los materiales fósiles de Taytalura están en la Colección de Paleovertebrados del IMCN.

Sebastián Apesteguía, director del Área de Paleontología de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara e investigador del Conicet, expresó que “a partir de la dirección de Ricardo Martínez y, en aquel momento, de Oscar Alcober, apareció un eslabón que faltaba a nivel mundial”.

“Si bien otros lepidosaurios tempranos se han hallado en rocas de edad semejante en Europa, Taytalura parece ser ancestral a todos ellos en su aspecto y es el primero hallado en el sur del supercontinente Pangea”, explicó el investigador.

Con el trabajo de los últimos 150 años, Argentina demostró ser “una potencia para la reconstrucción de la historia evolutiva de muchos grupos fósiles, tanto de dinosaurios, con una riqueza increíble en plantas, en mamíferos, de serpientes, de ranas”, valoró Apesteguía.

Todo parece indicar que Argentina es “un reservorio inimaginado de la historia evolutiva de nuestro Planeta”.

En cuanto al nombre Taytalura alcoberi, el término Tayta significa padre en el idioma nativo quechua y Lura es lagarto en el idioma nativo Kakán de la nación Diaguita, que actualmente habita en el noroeste de Argentina.

En tanto, “alcoberi” es en reconocimiento al investigador Oscar Alcober, “quien encabezó con Ricardo Martínez la expedición en la que se descubrió este espécimen y por su contribución al desarrollo de la paleontología del Triásico Tardío”, expresaron.

El trabajo de investigación fue publicado en el último número de la prestigiosa revista científica Nature. El título del trabajo en inglés es “A Triassic stem lepidosaur illuminates origin of lizard-like reptiles”. El nombre Taytalura alcoberi deriva de la palabra Quechua tayta, que significa “padre o abuelo” y lura del Kakan (lengua hablada por los diaguitas, antiguos pobladores de la zona de San Juan) que significa “lagarto”. Y el nombre específico hace honor al paleontólogo sanjuanino Oscar Alcober, quien liderara con el primer autor la expedición en que se hallara el espécimen y por su sostenido aporte al desarrollo de la paleontología del Triásico en la Argentina.

¿Por qué en la Argentina?

La Argentina es, para muchos, una especie de paraíso de los fósiles, dado que el 70% del territorio es árido y muestra las rocas y su contenido a simple vista. Sin embargo, cuando se recorren las extensas capas fosilíferas que afloran en la Patagonia y en el noroeste, solo se ven fragmentos de huesos rotos, casi irreconocibles para el caminante. El hallazgo de fósiles sólo toma su verdadera dimensión al ser colectado por especialistas, que toman nota y muestras de la roca alrededor y lo hacen preparar cuidadosamente en el laboratorio por técnicos especializados. Esto ha permitido recorrer y comprender de principio a fin en la Argentina la historia de los dinosaurios, de los cocodrilos, de las tortugas, de los mamíferos, y ahora también de los lagartos.
El hallazgo e investigación de Taytalura cobra relevancia internacional no sólo por la espectacularidad del pequeño cráneo, sino por el amplio estudio desarrollado sobre el espécimen, implicando varios años dedicados a la preparación del espécimen por los técnicos del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de San Juan, el estudio que el líder del equipo ha llevado sobre la localidad fosilífera a lo largo de décadas, el trabajo de escaneado tomográfico e interpretación de los huesos, y el estudio de la morfología y las relaciones de parentesco del pequeño reptil.


La guarida del lagarto
Los materiales fósiles originales de Taytalura, con la numeración PVSJ 698, así como muchos fósiles procedentes de la misma localidad, se hallan depositados en la Colección de Paleovertebrados del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de San Juan.


¿Porque es importante?
Taytalura alcoberi echa luz sobre el origen del vasto grupo de cerca de 10.000 especies que incluye a lagartos, lagartijas, serpientes, anfisbenas y esfenodontes, distribuido por todo el mundo y presente desde los tiempos de los dinosaurios. Además, Taytalura no solo muestra una posición ancestral respecto a otras formas similares halladas hasta ahora, sino que es el primero procedente del Hemisferio Sur, por entonces la región sur del supercontinente Pangea, enseñándonos que una parte importante de esa historia ocurrió también en nuestras tierras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s