JUSTICIA DIGITAL EFICIENTE Y SEGURA. POR GABRIEL OLIVERIO

Basado en que la digitalización agiliza la capacidad de gestión y a la vez genera transparencia y credibilidad, estoy convencido: la Justicia Argentina está obligada a actualizar su sistema de circulación de la información utilizando las herramientas  que brinda la inteligencia artificial y nuevas tecnologías como la Gestión Electrónica de Documentos.

Transparentar es mostrar lo bueno y lo malo. Al digitalizar pondremos en evidencia defectos y virtudes e identificar fallas. Entonces serán los responsables de ejercer el servicio de justicia quienes decidan transformar lo imperfecto en eficaz y accesible al mundo común. La pregunta es ¿Desean hoy los  jueces y fiscales acercarse a la gente y ser vistos a la luz de las nuevas tecnologías?

Para implementar un verdadero Sistema Digital es primordial modernizar los criterios de quienes trabajan en el Poder Judicial. Poniendo en marcha un plan de formación y capacitación en nuevas tecnologías con mecanismos accesibles y amigables.

 

Esta actualización hace prioritario modificar el vínculo con la sociedad a través de la transparencia utilizando herramientas como la inteligencia artificial.

Lo que posibilitará:

Materializar la interoperabilidad dentro y fuera del aparato Judicial.

Asegurar control y disponibilidad sin necesidad de acudir a los edificios físicos. 

Acceso a los registros en todo momento y lugar.

Relaciones transparentes.

Tramites Ágiles.

Resoluciones eficientes y en plazos cortos. 

Un ejemplo exitoso de gestión y transparencia es el TRIBUNAL FISCAL DE LA NACIÓN que mantiene su independencia mejorando los tiempos y tratamiento de expedientes a partir de estar totalmente digitalizado.

Es hora de que la Justicia se inserte a la sociedad de redes de forma activa y receptiva, no sólo a demandas, sino también a su evolución y dictámenes. Se necesitan servicios de justicia dinámicos, accesibles, eficientes y con menos costos. 

La única opción de lograr una Justicia transparente es a partir de la correcta digitalización global, con un sistema electrónico accesible a los ciudadanos y diferentes organismos del Estado y los correctos medios técnicos.

El incremento de la litigiosidad, junto con el deber de preservar todos los derechos de los ciudadanos, lo vuelve urgente si deseamos brindar rapidez en la resolución de casos.

El mundo cambió. Es competitivo y se basa en el intercambio constante de información, flexibilidad, transparencia e individualización. La Justicia no puede estar al margen de esa realidad a la que juzga y sentencia cada día. 

Desarrollar una justicia moderna es comprender que cuando el proceso de transformación comienza se vuelve irreversible. Negarse a la inteligencia artificial aplicada al servicio de la Justicia o resistirse, no hace más que retrasar el proceso evolutivo. Más temprano que tarde el tiempo hará su trabajo y nos pondrá de cara al presente de la era digital. 

Publicado en www.gabrieloliverio.com 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s